MODA + MÚSICA = ÉXITO

Por Eliot García

En la moda existen innumerables factores que pueden dictar el éxito o suceso. Es importante para nosotros como diseñadores el saberlos aprovechar de manera correcta, siempre y cuando, claro, estos no perjudiquen a terceros ó involucren conductas inapropiadas, lenguaje obsceno, etc.

Está claro que dentro de ésta industria el trabajo creativo, la innovación, la profundidad del diseño y otros aspectos estéticos y de armonía, son los que definen el buen trabajo de un diseñador de moda. Sin embargo, para lograr el reconocimiento y ganar esos adjetivos, es necesario poder estar en el ojo público, y así, poder llegar a ser observado y, consecuentemente, reconocido.

Una de las estrategias que más ha logrado éste cometido, ha sido el de la mezcla diseñadores-estrellas.

En estos tiempos no es nada extraño saber de algún director creativo en alguna marca o de un diseñador independiente con gran nombre ligado creativa y mediáticamente a una gran celebridad, léase actores, cantantes, socialités, o simples figuras públicas, ya sea de la realeza o del jet-set.

Sin lugar a duda, ésta fórmula ha resultado ser la ecuación del éxito en el ámbito de la moda, lanzando y proyectando no sólo a diseñadores emergentes, pero también a grandes marcas que estaban en letargos y decadencia.

Esto nos demuestra el gran magnetismo y fuerza social que como diseñadores podemos poseer en nuestras manos, y que, sabiéndolo ejecutar de manera correcta, nos puede hacer llegar a las metas deseadas.

 

Ejemplos sobran, pero a continuación podemos nombrar unos cuantos de ellos.

 

Jean Paul Gaultier y Madonna

 

JPG + Madonna.

Es imposible imaginar a nuestro tópico sobre las mezclas diseñador – súper estrella sin esta dupla que cambió la forma en que la moda se podía mezclar con la música.

Sin duda alguna, no podemos concebir a ninguno de los dos íconos sin complementarse el uno con el otro; Madonna daba a Gaultier la imagen perfecta de su mujer ideal, y Gaultier le daba a Madonna la estética y el vestuario con el que todo el mundo la reconocería.

En este caso, es claro que JPG saltó a la fama gracias a la Reina del Pop, pues que después de haber diseñado el vestuario de la gira Blond Ambition, Jean Paul Gaultier sería recordado por los icónicos corpiños y copas en forma de cono. JPG tuvo mucha suerte al conocer a Madonna, pero tuvo aún mucho más ingenio al seguir usando a Madonna como su musa, o mejor dicho, como su escaparate mundial.

 

Nicola Formichetti y Lady GaGa

 

Nicola Formichetti + Lady GaGa

 

Si Nicola Formichetti no se hubiera cruzado en la carrera de Lady GaGa, quizá no podríamos estar hablando de la extravagancia y vanguardia de sus outfits.

El ahora director creativo de Diesel, fue, en su momento, director creativo de Thierry Mugler, tiempo en el que descubriría a GaGa y su enorme potencial de convertirse en escaparate y modelo perfecta para las creaciones que Formichetti lanzaba en Mugler.

Sin embargo esta dupla se extendió, y en este caso, no solamente Formichetti utilizó a GaGa, si no que ella también le utilizó como personal stylist, acertando así, en uno de sus objetivos, ser recordada por su extravagancia al vestir.

En este caso es clara la forma en que la moda puede ser un factor decisivo en el mundo de la música, en el que no necesariamente tienes que hacer producto de calidad para convertirte en tendencia.

 

Beyoncé Knowles en Givenchy Haute Couture

 

Riccardo Tisci + Beyoncé Knowles

 

La última de nuestras duplas es cortesía de dos grandes, y les hemos dejado al último, puesto que recientemente el director creativo de Givenchy, Riccardo Tisci y queen Bey (como es conocida Beyoncé) han estado trabajando muy de cerca, ambos calibrando sus intereses mercadológicos de manera muy equitativa.

Tisci diseñó el vestuario de la última gira mundial de Beyoncé, y así, la cantante ha adoptado una estética perfecta, lo que demuestra que es innegable el grado de musa que Beyoncé tiene en el prospecto creativo de Riccardo.

 

Como diseñadores, tenemos la enorme libertad de elegir nuestro enfoque. Si queremos ser netamente comerciales, trabajar al mando de un equipo creativo, ser free-lancers o cualquier otro giro que la industria abarca.

Es claro que no todos, y muy difícilmente, podríamos ayudarnos de la imagen de un famoso personaje de talla mundial, pero si es fácil poder llegar a hacerlo de una persona reconocida en un ámbito de entretenimiento o de alguna comunidad social.

 

Lo de hoy muestra de ser la publicidad implícita, en donde no necesariamente tenemos que estar anunciando con grandes letras nuestra marca, sino que basta con mostrar un poco de nuestro trabajo en ámbitos bien concurridos y dejar en la mente del cliente meta nuestro ideal de estética, para así poder engancharlo sin tanta mercadotecnia de por medio.

Esta entrada fue publicada en FASHION WORLD, LINKEANDO LA MODA, SEXTO SENTIDO. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *