Daniel Louzao, “Barcelona, punto de partida”

POR: Eliot García.

Profesor del Institut Català de la Moda, Daniel se formó dentro de las artes plásticas en la Escuela de Bellas Artes de Buenos Aires; su carrera profesional se forjó a lo largo y ancho de AméricaIMG_5056 Latina hasta llegar a Barcelona.

Daniel coloca a Barcelona como el trampolín o escenario de lanzadera para muchos diseñadores hispanohablantes, pues es prácticamente la puerta europea por excelencia; es por ello que la conferenciase refiere a Barcelona como un punto de partida para el diseñador hispano.

Louzao menciona que es muy importante para el diseñador “perder el miedo y arriesgarse, pues esto representa la base y cimientos de una carrera sólida”.

Agrega también que hoy en día el diseñador presenta una problématica al intentar marcar la diferencia y obtener un reconocimiento aislado, y que “para obtener una carrera interesante, el diseñador necesita tener una vida interesante”.

Daniel Louzao inició con una rápida revisión sobre la historia de la moda; en donde explicó que ninguna civilización en la humanidad se ha destacado por andar completamente desnudo, a lo que argumenta que el humano tiene una “interesante necesidad de sentirse adornados o decorados”.

Daniel nos recuerda también que dentro de la moda sólo se escucha hablar de occidente, pues en oriente y Asia lejana se respetan las jerarquías; los trajes tradicionales han impuesto un halo de respeto entorno a su cultura milenaria e indumentaria, aunado al hecho de que la moda como tal se inició en Europa Occidental.

Louzao expresa que existe una interesante división del Sexo y del Género, pues el Sexo se refiere al hecho y factor meramente biológico, mientras que el Género es la definición estética que “varía según el tiempo y lugar y se desprende de la concepción general”

En el siglo XV, argumenta Louzao, el hombre vivió su etapa más femenina, pues através de la indumentaria y excesiva ornamentación demostraba su poder y jerarquía. La feminización de la imagen masculina durante esta época se demostraba con medias, pantalones cortos y pelucas, así como maquillaje excesivo.

Después de esto vendría la “Gran Renuncia Masculina”, que en voz de Daniel Louzao es “la etapa de la historia en la que el hombre renuncia a demostrar su poder mediante la indumentaria, pues vira hacia el canon británico de belleza masculina, basándose en el conjunto de prendas como el saco, pantalón, chaleco y camisa”. Para que después, “la mujer tome ese papel ornamental, en el que el poder del hombre demostrado en la indumentaria, al cual con anterioridad renunció, sea ahora cargado por la mujer, surgiendo el famoso término de <la mujer florero>”.

Los inicios del siglo XX traen consigo las primeras muestras de alta costura, que en voz de Daniel Louzao, “racionaliza el poder y el lujo, diferenciando y marcando aún más la tan reconocible brecha entre el poder y la miseria”.

Louzao argumenta que para el siglo XX, los modistos empiezan a ser tratados como diseñadores, un término que antes no era reconocido.

La década de los 30’s y 40’s dejó al gran maestro Cristóbal Balenciaga, que en voz de Louzao, “el maestro Balenciaga representó ese parteaguas, en el cual Barcelona se convirtió en ese importante trampolín para los diseñadores españoles”IMG_5064.

Muchos nombres importantes dentro de la moda española y europea surgieron de esta ciudad, “Josep Font, actual creativo de Delpozo, Krizia Roboustellay muchos más nombres de diseñadores emergentes han surgido de esta ciudad”, puntualizó Louzao.

“El valor agregado que el diseñador de nuestra época debe considerar es la consciencia como diseñador, pues la moda sostenible ha demostrado ser insostenible”.

Por ello es, y que aprovechando la última gran ruptura de la moda en los años 80’s, nace el “Institut Català d e la Moda, puntualizando y enfocando la pasión mediante el sentido del oficio, como el patronista; pero formando creadores y diseñadores contemporáneos, colocando así a Cataluña como un gran trampolín de diseñadores”.

Daniel Louzao se despidió y agradeció a UNIMODAA y a las autoridades correspondientes, así mismo insistió a los diseñadores y estudiantes a “tener pasión y disciplina hagan lo que hagan y no quedarse con lo que en la universidad o colegios se aprende”, pues “la moda es una conjunción de todo, política, historia, arte y contexto social”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *