Estatutos


TÍTULO TERCERO.
DEL GOBIERNO DE LA UNIVERSIDAD.

CAPÍTULO I.
DE LAS AUTORIDADES EN GENERAL.

ARTÍCULO 37. A nivel institucional,
el gobierno y la administración de la Universidad estarán
dentro de sus respectivos ámbitos competenciales a cargo de las
siguientes:
I. Autoridades colegiadas:
a). Junta de Gobierno.
b). Consejo Universitario.
c). Consejos de Representantes de cada Centro.
d). Comisión de Honor y Justicia.
ARTÍCULO 38. La pertenencia a órganos colegiados será
honorífica
CAPÍTULO III.
DEL CONSEJO UNIVERSITARIO.

ARTÍCULO 49. El Consejo Universitario
será presidido por el Rector y estará integrado en la
forma prevista por la Ley Orgánica. Como representación
plena del organismo autónomo que es la Universidad, tendrá
las siguientes atribuciones:
I. Expedir el Estatuto de la Ley Orgánica, los reglamentos, el
ideario y las normas o disposiciones relativas a la estructura de la
Universidad, a la organización de su régimen interior
y a su funcionamiento académico y administrativo, sin más
limitaciones que las establecidas en la misma Ley, y vigilar que las
labores de la institución se desarrollen con estricto apego a
dicha legislación, de la cual el propio Consejo será el
intérprete oficial;
II. Designar a los miembros de la Junta de Gobierno;
III. Organizar y supervisar las votaciones de profesores y alumnos para
integrar las propuestas de Rector y decanos, en términos de la
Ley Orgánica y del presente Estatuto;
IV. Establecer cuáles decisiones de los órganos de gobierno
de la Universidad y sus unidades académicas deben apoyarse en
dictámenes de comités técnicos, fijar las normas
de operación de los que decida crear y designar o remover a los
integrantes de los comités de nivel institucional;
V. Normar la integración, competencia y forma de operación
de la Comisión de Honor y Justicia, así como de la Defensoría
de los Derechos Universitarios y designar a los profesores que integrarán
dichos organismos;
VI. Analizar, aprobar, modificar o suprimir, en su caso, los planes
de desarrollo y demás trabajos de planeación y evaluación
de nivel institucional, incluyendo proyectos para crear nuevas instalaciones
universitarias o para crear o suprimir nuevas unidades académicas
o administrativas de primer nivel, previo dictamen de la Comisión
Ejecutiva Universitaria;
VII. Crear, modificar o suprimir carreras o estudios y sus planes correspondientes;
VIII. Determinar a propuesta de los consejos de representantes y escuchando
la opinión de la Dirección General de Planeación
y Desarrollo el número máximo y mínimo de alumnos
de primer ingreso que podrá admitirse en los estudios que se
impartan;
IX. Aprobar o anular las decisiones de incorporación de estudios
ofrecidos por otras instituciones, así como las relativas a la
creación o supresión de programas de investigación
y difusión;
X. Analizar, modificar y, en su caso, aprobar los proyectos de presupuesto
anual de ingresos y egresos de la Universidad, previo dictamen de la
Comisión Ejecutiva Universitaria;
XI. Estudiar, discutir y, en su caso, aprobar el calendario al que se
sujetarán las labores de la institución en lo relativo
a exámenes de admisión, inscripciones, reinscripciones,
inicio y fin de cursos, exámenes ordinarios, extraordinarios
y a título de suficiencia, revalidaciones, vacaciones, días
feriados y las otras que el Consejo considere pertinentes;
XII. Conocer, examinar y, en su caso, aprobar los informes mensuales
que rinde el Rector sobre sus propias actividades y sobre ingresos y
egresos, respectivamente;
XIII. Conocer y, en su caso, aprobar, el informe y el plan de trabajo
anuales del Rector. Para ello, el punto deberá incluirse en el
orden del día de la sesión ordinaria siguiente a la solemne
en que el Rector haga entrega de dichos informes.
Cuando se trate del inicio de una nueva administración, el Consejo
Universitario conocerá y en su caso aprobará el plan de
trabajo anual del Rector, en la segunda sesión ordinaria siguiente
a la sesión solemne en que tome posesión de la Rectoría;
XIV. Conocer y, en su caso, aprobar, el informe del ejercicio presupuestal
que presente el Rector, una vez que haya sido dictaminado por la Contraloría
Universitaria;
XV. Designar anualmente, de entre tres propuestas, una firma de contadores
públicos independientes, de reconocido prestigio, que efectúe
una auditoría contable y financiera. El auditor externo presentará
el dictamen del resultado de su trabajo al propio Consejo Universitario,
el cual tomará las decisiones que juzgue adecuadas. El informe
se hará del conocimiento público a través de los
medios de comunicación. Para evitar conflicto de interés,
el despacho designado no podrá estar, en caso alguno, vinculado
de manera familiar, personal o profesional a los miembros de la Junta
de Gobierno y del propio Consejo Universitario;
XVI. Nombrar, a propuesta del Rector y conociendo la opinión
de la Comisión Ejecutiva Universitaria y del Consejo de Representantes
que proceda, una instancia de prestigio, ajena a la Universidad, que
haga una evaluación académica externa de un Departamento
o unidad, periódicamente y cuando se presente una situación
particularmente grave; conocido el dictamen, el propio Consejo podrá
tomar medidas de excepción, en el ámbito de sus atribuciones,
para la corrección de las deficiencias detectadas, sin detrimento
de los derechos de las personas involucradas;
XVII. Conferir, a propuesta del Rector, de los demás miembros
del Consejo Universitario o de los consejos de representantes, nombramientos
de maestros eméritos y honoris causa. En la misma forma, asignar
nombres a edificios, instalaciones o espacios de la Universidad. Crear
o suprimir cátedras especiales, de sus miembros o de los consejos
de representantes;
XVIII. Aprobar o modificar las políticas en materia de salarios
y prestaciones que percibirán el Rector y los funcionarios de
primer y segundo nivel de la Universidad, a propuesta del Rector. Lo
anterior atendiendo siempre a la moderación que corresponde a
un servidor público. Las remuneraciones comprenderán el
sueldo que corresponda al funcionario, según su nombramiento
de base en la Institución, más la compensación
que fije el Consejo. Para efectos de pensión o jubilación
sólo se tomará en cuenta el sueldo base de estos funcionarios;
XIX. Derogada.
XX. Reglamentar la existencia y modo de operación de los mecanismos
de control patrimonial a que se sujetarán quienes tengan facultades
de manejo financiero en la institución, así como los que
se utilizarán para enajenar bienes propiedad de la Universidad,
regulando las acciones relativas a la planeación, programación
y control de adquisiciones de bienes y servicios, de conformidad con
lo previsto por la Ley Orgánica.
XXI. Hacer comparecer a cualquier funcionario de la Universidad para
informar de sus actos.
XXII. Crear en su seno las comisiones que crea necesarias para la mejor
realización de sus funciones.
XXIII. Resolver sobre conflictos y aplicación de sanciones a
autoridades, personal académico, alumnos y trabajadores administrativos
de la Universidad, con excepción de los que competan a la Junta
de Gobierno o a la Comisión de Honor y Justicia.
XXIV. Las demás que la legislación universitaria le asigne
y, en general, conocer y resolver cualquier asunto que no sea de la
competencia de otra autoridad de la institución, en particular
de los conflictos que se den entre el presente Estatuto, los reglamentos
y la Ley Orgánica, atendiendo al principio de la jerarquía
de leyes.
ARTÍCULO 50. El cargo de consejero será honorífico
y no podrán ocuparlo quienes desempeñen cargos de elección
popular o de los que se consideren de carácter eminentemente
político, a juicio del Consejo Universitario. Los consejeros
por el personal académico y del personal administrativo durarán
en su cargo tres años; los consejeros alumnos durarán
un año. Si un alumno terminare sus estudios antes de que concluya
su periodo como consejero, lo sustituirá su suplente. Los consejeros
deberán informar a sus representados los acuerdos del Consejo
Universitario.
ARTÍCULO 51. Para ser consejero por el personal académico
es necesario reunir los siguientes requisitos:
I. Pertenecer al personal académico del Centro que representa,
con nombramiento numerario a la fecha de su elección, y contar
con una antigüedad de tres años en la Institución;
II. Haber demostrado interés en los asuntos académicos
y en la vida institucional de la Universidad;
III. No ocupar puesto a nivel de jefatura de Departamento, no ser Secretario
de Centro ni pertenecer a la mesa directiva de asociación de
carácter gremial en la Universidad.

ARTÍCULO 52. Para ser consejero
por los alumnos se requiere:
I. Ser alumno regular de cualquier programa del Centro que va a representar,
con promedio mínimo de ocho, consideradas todas las materias
del ciclo escolar anterior y, tener buena conducta;
II. No desempeñar cargo administrativo o académico a nivel
de jefatura de Departamento, ni ser Secretario de Centro y no pertenecer
a la mesa directiva de ninguna asociación gremial dentro de la
Universidad;
III. Tener una antigüedad mínima de un año en el
Centro de su adscripción.

ARTÍCULO 53. Los consejeros por
el personal administrativo deben:
I. Ser personal administrativo de tiempo completo, con nombramiento
definitivo;
II. Haber servido a la Universidad durante cinco años como mínimo
y encontrarse en su servicio en el momento de la elección; y
III. No ocupar puesto a nivel de jefatura de Departamento, no ser Secretario
de Centro ni pertenecer a la mesa directiva de alguna asociación
de carácter gremial en la Universidad.

ARTÍCULO 54. Los consejeros tendrán
libertad absoluta en la expresión de sus ideas y serán
inamovibles, salvo en los casos previstos en los artículos siguientes
y cuando dejen de reunir alguno o algunos de los requisitos exigidos
en los artículos respectivos.

ARTÍCULO 55. Los consejeros propietarios
serán suplidos en sus faltas temporales por sus respectivos suplentes;
cuando falten injustificadamente a tres sesiones o a un total de cinco
justificadas o injustificadas en un periodo anual, aquéllos entrarán
en funciones y se procederá de inmediato a la elección
de nuevo suplente para los consejeros por el personal académico
y administrativo. Para los consejeros alumnos ocupará el lugar
del suplente quien ocupara el tercer lugar en la votación realizada.

ARTÍCULO 56. Los consejeros podrán ser removidos por causas
graves y justificadas, pero para ello se requiere que la remoción
se pida por escrito, debidamente fundamentada, firmada por el funcionario
o la mayoría absoluta del órgano que la promueve, el cual
deberá ser presentado al Consejo Universitario. Éste se
reunirá en pleno y nombrará una comisión de cinco
de sus miembros, para que estudie y dictamine si es o no de tomarse
en cuenta la solicitud. En la siguiente sesión ordinaria, la
comisión presentará al Consejo su dictamen, que será
desde luego sometido a la deliberación del propio Consejo. Éste,
reunido en pleno y previa cita del consejero a quien se pretende remover,
oirá al acusado en su defensa, y dictará su fallo dentro
de los cinco días siguientes. En caso de inconformidad de alguna
de las partes, el Consejo turnará el asunto a la Junta de Gobierno,
cuyo veredicto será inapelable.
ARTÍCULO 57. Pueden solicitar la remoción de los consejeros:
el Rector de la Universidad, los decanos de los centros, los consejos
de representantes, así como las asambleas del personal académico,
alumnos o empleados administrativos que los hayan elegido, cuando en
su opinión existan causas graves y justificadas, de acuerdo con
lo dispuesto en el Título respectivo de este Estatuto.

ARTÍCULO 58. El Consejo Universitario
expedirá su propio reglamento interior, en el que se precisará
la forma de operación del pleno y de las comisiones que decida
establecer. Los acuerdos del Consejo Universitario serán tomados
por mayoría simple de los miembros del Consejo con derecho a
voto que se encuentren presentes, salvo los casos en que el presente
Estatuto o los reglamentos establezcan la necesidad de una mayoría
especial. Esta última se computará siempre en relación
con el número de consejeros con derecho a voto. El Rector tendrá
voto de calidad en caso de empate.
CAPÍTULO II.
DE LA DESIGNACIÓN DE LOS MIEMBROS DEL CONSEJO UNIVERSITARIO Y
DEL CONSEJO DE REPRESENTANTES.

ARTÍCULO 96. La elección
de los consejeros del personal académico ante el Consejo Universitario
se hará cada tres años dentro de la segunda quincena del
mes de agosto del año en que concluyan su período. Para
el efecto, se integrará una Comisión Electoral presidida
por el Rector, e integrada, además, por el Decano y los tres
miembros del personal académico más antiguos de cada Centro.
El Rector podrá delegar su presidencia.
Para la elección de los consejeros del personal académico
ante el Consejo Universitario, la comisión electoral fijará
el día en que se recibirá la votación de los miembros
numerarios del personal académico del Centro respectivo, dando
a conocer con tres días hábiles de anticipación
a la fecha de la elección, la lista del personal académico
del Centro que reúnan los requisitos para el cargo de consejero.

La votación se recibirá de las 8:00 a las 20:00 horas
del día señalado para tal efecto en las oficinas del Centro
correspondiente, de conformidad con el procedimiento siguiente:
I. Una vez que el elector acredite su calidad de miembro del personal
académico con derecho a voto, se le entregará una boleta
autentificada por el Secretario General en la que anotará el
nombre de un miembro del personal académico que reúna
los requisitos y la depositará en una urna designada para tal
efecto;
II. Cerrada la votación, el cómputo se iniciará
a las 20:30 horas del mismo día en Asamblea de Personal Académico
citada para tal efecto;
III. La Comisión Electoral designará dos escrutadores
de entre los miembros del personal académico presentes y procederá
al cómputo de los votos;
IV. En caso de empate se hará otra votación en los términos
señalados y si persistiera el empate, el Rector resolverá
con voto de calidad que no será delegable.

ARTÍCULO 97. La elección
de consejeros alumnos ante el Consejo Universitario se hará en
los centros, dentro de la segunda quincena del mes de agosto de cada
año, con la asistencia del Decano y bajo la supervisión
del Rector, quien podrá delegarla. Tres días hábiles
antes de la elección se darán a conocer las listas de
los alumnos que reúnan los requisitos para ser Consejero.
La elección se realizará en cada grupo, mediante votación
secreta. Las boletas de votación -autentificadas por el Secretario
General- se repartirán por lista y según el registro correspondiente.
En las boletas se preverá un espacio para la elección
de Consejero Universitario y dos espacios para consejeros de Representantes.
Las boletas deberán depositarse en una ánfora que será
sellada en el propio salón. Se elegirá por votación
al representante del grupo que testificará el recuento final.
Una vez recabada la totalidad de los votos del Centro, se procederá
a realizar el recuento de manera pública. Para efectos de la
elección de los consejeros de Representantes, los votos se separarán
por carreras; para el nombramiento de Consejero Universitario se considerará
la totalidad de los votos. En caso de empate, el Rector resolverá
con voto de calidad, el cual no será delegable.

ARTÍCULO 98. La elección
de consejeros por el personal administrativo se hará cada tres
años, dentro de la segunda quincena del mes de agosto del año
en que concluyan su gestión, mediante votación secreta
en asamblea general de empleados de la Universidad que presidirá
el Rector asistido por el Secretario General, de conformidad con el
siguiente procedimiento:
I. El Rector señalará el día y la hora en que habrá
de realizarse la asamblea general de empleados de la Universidad, dentro
del término a que se refiere el párrafo primero de este
artículo;
II. Tres días hábiles antes de la fecha señalada
para la asamblea, se dará a conocer la lista de los trabajadores
administrativos que reúnan los requisitos para el cargo de Consejero;
III. Una vez que el elector acredite su calidad de trabajador administrativo
con derecho a voto, se le entregará una boleta autentificada
por el Secretario General, en la que anotará el nombre de un
trabajador que reúna los requisitos y la depositará en
una urna designada para tal efecto;
IV. Cerrada la votación, se designarán dos escrutadores
de entre los trabajadores presentes y se procederá de inmediato
al computo de los votos;
V. En caso de empate se realizará una segunda votación
en los términos señalados y si persistiera el empate el
Rector resolverá con voto de calidad, que no será delegable.

ARTÍCULO 99. Por cada Consejero
propietario deberá nombrarse un suplente. Los suplentes serán
los que prosigan a los que obtuvieron la mayoría de votos. Los
consejeros electos tomarán posesión de sus cargos en la
primera sesión siguiente a la elección.

ARTÍCULO 100. Los consejeros
propietarios deberán asistir a las sesiones a que cite el Consejo
y serán representados por sus respectivos suplentes en sus faltas
temporales. Cuando los consejeros propietarios renuncien, falten injustificadamente
a tres sesiones o a cinco justificadamente en un período anual,
los suplentes pasarán a ser titulares. La suplencia será
ocupada por quien haya alcanzado el siguiente lugar en la votación
respectiva.
ARTÍCULO 101. La personalidad de los consejeros se comprobará
ante el Consejo Universitario con el acta de la sesión en que
se haya efectuado el escrutinio. El Rector informará al Consejo
el resultado de la elección.

ARTÍCULO 102. El procedimiento
para elegir consejeros ante los consejos de representantes, se sujetará
a lo que se dispone en este Estatuto para la elección de representantes
del personal académico y alumnos ante el Consejo Universitario,
salvo las siguientes particularidades:
I. En el caso de la elección de consejeros por el personal académico,
se entregará al elector una boleta para votar por cada Departamento
al que pertenezca, en la que anotará el nombre de un miembro
del personal académico elegible, depositándola en la urna
del Departamento o departamentos que correspondan.
II. En el caso de la elección de consejeros alumnos, se entregará
a los electores una boleta en la que anotarán el nombre de dos
alumnos elegibles. La votación se recibirá y computará
por carrera.
CAPÍTULO VI.
DE LA PROMOCIÓN DE CANDIDATOS Y DE LAS RESPONSABILIDADES Y SANCIONES
EN LOS PROCESOS DE DESIGNACIÓN.

ARTÍCULO 121. Sólo los
candidatos a los cargos de Rector y Decano que hayan obtenido registro
serán promovidos por una comisión nombrada por el Consejo
Universitario de entre sus miembros para tal efecto, la cual desarrollará
sus actividades conforme a lo dispuesto por este capítulo.
La Asociación de Catedráticos e Investigadores y la Federación
de Estudiantes se limitarán exclusivamente a promover el proceso
de votaciones, exhortando a sus agremiados a expresar su voto en las
fechas en que deberá realizarse el proceso, informando de las
reglas y procedimientos de la votación, sin que puedan prestar
ningún tipo de apoyo o promoción a los candidatos.

ARTÍCULO 122. La comisión
de promoción de candidatos, designada por el Consejo Universitario,
iniciará sus actividades el primer día hábil posterior
a la fecha en que se den a conocer los nombres de los candidatos registrados
y concluirá el día anterior al que se señale para
las votaciones. La Secretaría General apoyará técnicamente
las labores de la comisión en aquellos aspectos en los que expresamente
sea requerida.

ARTÍCULO 123. Las actividades
de la Comisión en lo relativo a la promoción de candidatos,
se desarrollarán en igualdad de circunstancias y estarán
limitadas a las siguientes:
I. Difusión de curriculum vitae y plan de trabajo de los candidatos
en tableros de avisos u otros lugares designados para tal efecto y a
través de los medios de comunicación interna; y
II. Reuniones para que los candidatos presenten sus planes de trabajo
y tengan oportunidad de dialogar con el personal académico y
alumnos, pero se evitará que se interrumpa la vida académica
de la Institución.
ARTÍCULO 125. Cualquier acto u omisión que pretenda desvirtuar,
modificar o alterar el cumplimiento estricto del proceso señalado
en este título será causa grave de responsabilidad. Las
presuntas infracciones se harán del conocimiento de las comisiones
del Consejo Universitario o de los observadores de la Junta de Gobierno.
Este último organismo será informado por ambas fuentes
y aplicará las sanciones que a su juicio sean procedentes.
En caso de anomalías, el Consejo Universitario podrá tomar
las decisiones que crea convenientes para la corrección del proceso,
llegando en caso extremo a la invalidación o repetición
del mismo. Además el Consejo promoverá la aplicación
de sanciones individuales que procedan por los órganos competentes.
ARTÍCULO 139. El Consejo Universitario designará los integrantes
de los otros grupos consultivos de nivel institucional y los consejos
de Representantes a los miembros de los grupos de su ámbito respectivo.
Los dictámenes de estos grupos deberán ser tomados en
cuenta por la autoridad competente. Cuando ésta quiera tomar
una decisión distinta a la recomendada por el grupo respectivo,
deberá informar previamente a la autoridad superior, con la debida
justificación.
CAPÍTULO II.
RESPONSABILIDAD ADMINISTRATIVA.

ARTÍCULO 180. Son sujetos de
responsabilidad administrativa:
I. El Rector;
II. El Secretario General;
III. Los directores generales y decanos;
IV. Los jefes de departamentos académicos;
V. Los demás funcionarios o personal universitario que recauden,
manejen o apliquen recursos materiales y financieros de la Universidad,
en los términos que precise el reglamento respectivo;
VI. Quienes intervengan en el proceso de asignación de calificaciones,
elaboración de actas o cualquier parte del proceso de registro
y acreditación escolar, en los términos que precise el
reglamento respectivo; y
VII. Quienes intervengan en los proceso de evaluación y certificación
académica de cualquier tipo, en los términos que precise
el reglamento respectivo.

ARTÍCULO 181. Los sujetos señalados
en el artículo anterior tendrán las obligaciones que se
contengan en el reglamento que emita el Consejo Universitario para salvaguardar
la legalidad, honradez, imparcialidad y eficiencia que deben observar
en el desempeño de su empleo, cargo o comisión y cuyo
incumplimiento dará lugar al procedimiento y a las sanciones
que en dicho reglamento se especifiquen, sin perjuicio de sus derechos
laborales previstos en las leyes en vigor y sin contravenir estos últimos.

ARTÍCULO 182. Son autoridades
competentes para investigar la existencia de violaciones a los reglamentos
correspondientes:
I. El Consejo Universitario;
II. El Rector;
III. El Secretario General;
IV. Los directores generales y decanos;
V. Los jefes de departamentos académicos;
VI. El Contralor Universitario;
VII. Las demás que señale el presente Estatuto y el reglamento
respectivo.
ARTÍCULO 183. El procedimiento de responsabilidad administrativa
por incumplimiento o violación de las obligaciones que se contienen
en el reglamento correspondiente, podrá iniciarse de manera indistinta
ante la autoridad universitaria inmediata superior o el Contralor Universitario,
sujetándose a las disposiciones que en el reglamento respectivo
se especifiquen.
ARTÍCULO 196. El Consejo Universitario creará uno o más
grupos especializados que apoyen las decisiones que tengan implicaciones
patrimoniales, como construcciones, compras o ventas importantes y otras.
El reglamento correspondiente establecerá la integración
y facultades de estos grupos especializados.
CAPÍTULO I.
DE LAS INICIATIVAS.

ARTÍCULO 197. Tienen derecho
a iniciar adiciones o reformas a este Estatuto y a los reglamentos que
de él deriven, o presentar proyectos de los reglamentos previstos
o que se prevean en este ordenamiento:
I. El Rector;
II. Los consejeros ante el Consejo Universitario;
III. Los consejos de representantes.
ARTÍCULO 198. Toda iniciativa deberá ser presentada por
escrito y con una exposición de motivos que la fundamente.

CAPÍTULO II.
DEL PROCEDIMIENTO.

ARTÍCULO 199. Después
de recibida una iniciativa, el Consejo resolverá si amerita que
sea estudiada por alguna comisión. En caso afirmativo, procederá
a su designación, y señalará a los integrantes
un término para dictaminar sobre el o los puntos sometidos a
su consideración.

ARTÍCULO 200. Tratándose
de adiciones o reformas a este Estatuto, se requiere que el Consejo
Universitario apruebe por el voto de las dos terceras partes de sus
miembros la adición o reforma propuesta. La adición o
reforma deberá, asimismo, ser aprobada por un mínimo de
cinco consejos de representantes.
El Consejo Universitario hará tanto el cómputo de los
votos de los consejos de representantes como la declaración de
haber sido aprobadas las adiciones o reformas.

ARTÍCULO 201. Tratándose
de adiciones o reformas de reglamentos, las resoluciones serán
tomadas por mayoría de votos de los consejeros.

ARTÍCULO 202. Todas las normas
de observancia general dentro de la Universidad, que sean aprobadas
por el Consejo, deberán ser dadas a conocer a toda la comunidad,
a través de su publicación en el Correo Universitario,
órgano de difusión oficial de la propia Institución.
ARTÍCULOS TRANSITORIOS.

PRIMERO.- El presente Estatuto de la
Universidad Autónoma de Aguascalientes entrará en vigor
a partir del día siguiente al de su publicación.
SEGUNDO.- Se abroga el Estatuto de la Universidad Autónoma de
Aguascalientes anteriormente vigente.
TERCERO.- Se abrogan los reglamentos de la Junta de Gobierno; del artículo
9° de la Ley Orgánica; el de los departamentos académicos;
el de la comisión de difusión del Consejo Universitario
y el relativo a la utilización del equipo de transporte de la
Universidad.
CUARTO.- En tanto se apruebe el Reglamento Interior del Consejo Universitario
a que se refiere el artículo 58° de este Estatuto, se aplicará
el procedimiento previsto en el Estatuto anteriormente vigente.
QUINTO.- En cuanto no se opongan a este Estatuto, continuarán
en vigor las disposiciones de los diferentes reglamentos que
no
han sido expresamente abrogados, en tanto no se aprueben nuevas reglamentaciones
por el Consejo Universitario.