III. La remuneración de los profesores