ANUIES e INEA cierran filas contra el analfabetismo

Con el objetivo de reducir en un 50 por ciento el analfabetismo y disminuir el rezago educativo que enfrenta el país, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), firmaron el acuerdo de colaboración “Acciones conjuntas para abatir el analfabetismo y reducir el rezago educativo”.

Ante el secretario de educación pública, Emilio Chuayffet Chemor, quien firmara este convenio como testigo de honor, el secretario general Ejecutivo de la ANUIES, Enrique Fernández Fassnacht, aseguró que en México más de 32 millones de adultos no han completado la educación básica, lo que equivale a más del 38 por ciento de la población mayor de 15 años, lo que representa poco más de cinco millones de personas analfabetas.

En ese contexto, “subsanar esta grave situación, requiere de la participación y la solidaridad social. Los estudiantes de educación superior mucho pueden aportar en esta fundamental tarea. El servicio social universitario, orientado a apoyar la conclusión de la educación básica o la alfabetización de miles de adultos, tendrá sin duda la virtud de contribuir al éxito de la Campaña Nacional de Alfabetización y Abatimiento del Rezago Educativo, impulsada por el INEA”.

Fernández Fassnacht agregó que en el marco de este convenio, la ANUIES promoverá entre sus afiliadas, capacitar a un número significativo de estudiantes como asesores educativos por el INEA, y que, para lograr las metas planteadas se necesitará el esfuerzo de todos los que colaboran en el convenio.

En su intervención, el titular de la SEP, Emilio Chuayffet Chemor afirmó que este convenio muestra que la solidaridad es un requisito indispensable en la transformación educativa, y que la campaña de alfabetización y abatimiento del rezago educativo comenzará en agosto de este año.

“Confío en que la participación de los estudiantes de instituciones de educación superior dará impulso a la campaña, generando así, un efecto dinámico y exponencial que motive a toda la población a participar en un esfuerzo que está llamado a cambiar el futuro de millones de personas” concluyó.

Finalmente, su parte, el director general del INEA, Alfredo Llorente Martínez, señaló que es fundamental promover la participación de los jóvenes de servicio social en las tareas de educación para adultos, ya que el modelo educativo dirigido a la población en rezago que imparte el INEA, tiene como características principales: la flexibilidad al ser no escolarizado, el reconocimiento de los haberes y saberes con que ya cuentan las personas, su vinculación con los intereses y motivaciones de este grupo social y, lo más importante, que se imparte a través de figuras solidarias, es decir, voluntarios que aportan parte de su tiempo y sus conocimientos para enseñar a otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *